2022-04-01 |  EL TOQUE DEL SALVADOR

Noticias de interes

 “Y tomó en sus brazos a los niños, y los bendijo poniendo las manos sobre ellos”. Marcos 10:16

 ¡Esta es una escena tan conmovedora! Puede mover nuestros sentimientos, pero eso seguramente no es lo que Jesús tiene en mente. Aun así, es una historia maravillosa e inspiradora que nos hace sentir bien por los niños, y nada de eso debe perderse. Por supuesto, esta escena va más allá de ser amables con los niños. Y no pretende ser un ejemplo que los candidatos políticos deben seguir en sus intentos de ganarse a los votantes adultos. Jesús realmente bendijo a los niños, y eso incluyó transmitir personalmente con sus manos su santo amor y cuidado.

Todos tenemos la necesidad de ser bendecidos, y en la raíz de esto se encuentra que Dios nos creó con el deseo de ser bendecidos por él mismo. Incluso podemos imaginarnos a nosotros mismos siendo los niños en esta historia, porque, en el fondo, eso es lo que somos. Jesús nos da la bienvenida, y así recibimos el reino de Dios. No importa nuestra edad o tamaño, no llegamos a Jesús por nuestros créditos o nuestras victorias o por la fama que hayamos obtenido, sino sólo por nuestra necesidad y la generosidad de su bendición. Aún como adultos, seguimos siendo los hijos de Dios. A veces puede ser difícil creer que Jesús realmente nos dará la bienvenida y realmente nos dará su bendición. Pero cuando nos sentimos de esa manera, bueno, ¡lee la historia de nuevo!

2022-04-01 342 visitas